lunes, 4 de marzo de 2013

La quinoa

Hoy os voy a hablar de una hortaliza que he probado este fin de semana, se llama Quinoa.

Seguramente muchos de vosotras ya la conozcais, yo habia oido hablar mucho de ella, pero nunca la habia probado.


Es originaria de la región de Los Andes, en Sudamérica. Bolivia es el primer productor mundial, seguido de Perú y Estados Unidos. Es considerada como uno de los alimentos de mayor futuro a nivel mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) por sus altos contenidos nutricionales. el 20 de febrero de 2013 la ONU declaró el Año Internacional de la Quinoa.

Aunque su composición y su uso es similar al de un cereal, en realidad es una hortaliza!

La quinoa es considerada ancestralmente también como una planta medicinal por la mayor parte de los pueblos tradicionales andinos. Entre sus usos más frecuentes se pueden mencionar el tratamiento de abcesos, hemorragias, luxaciones y cosmética.

Propiedades:

Es un alimento rico, ya que posee los 8 aminoácidos esenciales para el humano, destacando la lisina (importante para el desarrollo del cerebro) y la arginina e histidina, básicos para el desarrollo humano durante la infancia, la metionina y cistina.

Posee un excepcional equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos (fundamentalmente almidón).  Tiene minerales como hierro, potasio, magnesio, zinc, cobre, calcio y fósforo y vitaminas del complejo B, mientras que es pobre en grasas, complementando de este modo a otros cereales y/o legumbres.


El promedio de proteínas en el grano es de 16 %, pero puede contener hasta 23 %, lo cual es más del doble que cualquier cereal. El nivel de proteínas contenidas es cercano al porcentaje que dicta la FAO para la nutrición humana. Por esta razón, la NASA considera el cultivo de la quínoa como un posible candidato para sistemas ecológicos cerrados y para viajes espaciales de larga duración.

 La quinoa también contiene altas cantidades de magnesio, que ayuda a relajar los vasos sanguíneos, y que es utilizada para tratar la ansiedad, diabetes, osteoporosis y migraña, entre otras enfermedades.

La grasa contenida es de 4 a 9 %, de los cuales la mitad contiene ácido linoleico, esencial para la dieta humana.

En contenido nutricional de la hoja de quinoa se compara a la espinaca. Los nutrientes concentrados de las hojas tienen un bajo índice de nitrato y oxalato, los cuales son considerados elementos perjudiciales en la nutrición.

Posee un alto porcentaje de fibra dietética, por lo que favorece la digestión, haciendola muy recomendable para las personas con alergias intestinales y a los celicos, ya que la pueden consumir sin problema por no tener gluten.


 La quinoa también contiene fitoestrógenos, que por ser parecidos a las hormonas femeninas, podrían prevenir osteoporosis, cáncer de mama, enfermedades del corazón y otras alteraciones femeninas ocasionadas por la falta de estrógenos durante la menopausia, según Roger Carvajal, bioquímico del Servicio de Laboratorio de Diagnóstico e Investigación en Salud, de la Universidad Mayor de San Andrés de Bolivia.

Si no comes carne, la quinoa es tu opción, porque además de su abundante fibra, contiene todos los aminoácidos esenciales, es decir, los “ladrillos” con los que se construyen las proteínas.



Como cocinarla:

Tradicionalmente los granos de quinoa se tuestan y con ellos se produce harina. También pueden ser cocidos, añadidos a las sopas, usados como cereales, pastas e incluso se fermenta para obtener cerveza o chicha, bebida tradicional de los Andes. Cuando se cuece toma un sabor similar a la nuez.
La quinoa molida se puede utilizar para la elaboración de distintos tipos de panes, tanto tradicionales como industriales, ya que permite mejorar características de la masa, haciéndolo más resistente, lo cual favorece una buena absorción de agua.




Es muy fácil cocinarla, la tienes que frotar con las manos bajo un chorro de agua varias veces, hasta que no se forme más espuma y el agua salga limpia y clara. Luego escurrela en un colador.


Se cocina igual que el arroz, se añade el doble de agua que quinoa. (aunque siempre consultad las indicaciones que vienen en el paquete)

Primero por el agua (con la medida que hemos dicho) en un cazo o cazuela, espera a que hierba y entonces añade la quinoa, y baja la temperatura. Deja que cueza entre 15 y 20 minutos (la puedes probar y cuando veas que ya esta blandita, tiene que ha reventado, o esta como transparente y con un círculos al rededor.  Si te ha quedado un poco de agua escurrela.

La quinoa es una excelente alternativa al arroz: es mucho más nutritivo, menos pesado y se cocina en la mitad de tiempo. y la puedes hacer de un montón de formas: dulce o salada está igual de buena, cocida con agua o caldo, frita, con verduras o carnes.





fuente:

2 comentarios:

  1. Yo lo he comprado en el supermercado, en la seccion de productos ecológicos o vegetarianos.No es nada caro, el paquete de medio kilo cuesta entre 3-4€.

    Mañana os pongo un par de recetas ;-)

    ResponderEliminar